Botellas de rellenado

Aunque existe un declive generalizado del rellenado en la mayoría de las partes del mundo, RESILUX sigue siendo un nombre importante en este campo. Las compañías de bebidas aportan botellas retornables PET, que se almacenan temporalmente en los minoristas, se devuelven a sus plantas y se suministran como productos nuevos en las tiendas minoristas. En la planta de rellenado, las botellas se lavan por dentro y por fuera durante 15 minutos a 60ºC. Estas botellas pasan una comprobación de olor y de rayos X, para asegurarse de que las botellas estén limpias e intactas. Si cualquier botella estuviera demasiado rayada o dañada, deberán sacarse del proceso. Debido a este proceso de limpieza a una temperatura más elevada, estas botellas PET están especialmente diseñadas y producidas con resinas de PET especiales y sopladas a través de un proceso de soplado especial. Normalmente la botella retornable PET se rellena aproximadamente 20 veces (la tasa media de reutilización es de 3,3 veces en un año). Aunque un recipiente retornable cuesta inicialmente al embotellador más que su homólogo de un solo uso, el coste por rellenado de la botella retornable es inferior.



Copyright © 1994-2018 RESILUX NV